jornadas de debate sobre ecosocialismo descalzo, madrid, 15 y 16 de junio. libre asistencia

Jornadas de debate: ecosocialismo descalzo

15 y 16 de junio de 2018

La Casa Encendida, Madrid (Ronda de Valencia, 2). Libre y gratuita asistencia

hacia el abismo


Desde los años setenta del siglo XX se han desarrollado en Europa y EEUU posiciones ecosocialistas que por una parte beben de fuentes más antiguas (William Morris o Walter Benjamin serían ilustres antecesores) y por otra parte mantienen un fecundo debate con otras propuestas de emancipación y supervivencia (ecofeminismos, Buen Vivir de las culturas amerindias andinas, decrecimiento, crítica antiindustrial, etc.). Estas posiciones ecosocialistas (como las de Manuel Sacristán, Barry Commoner o Michael Löwy) se orientaban hacia modelos de sociedad industrial socialista que hiciesen las paces con la naturaleza.

Pero en el segundo decenio del siglo XXI, ¿cabe seguir pensando en modelos ecosocialistas de alta tecnología, alta energía y alta complejidad? Sin duda una de las grandes preguntas que animó el discurso crítico del desarrollo, en particular el ecologismo, fue aquélla sobre si era posible continuar viviendo en una sociedad industrial orientada al crecimiento continuo. Las perspectivas de desequilibrio climático y escasez malthusiana (en energía y materiales) evidencian la insostenibilidad del mundo industrial que hemos creado.

Sin embargo, no debemos tampoco olvidar la otra pregunta que ha atravesado los movimientos de crítica a la sociedad industrial occidental: ¿es deseable la vida en un mundo tal? En la respuesta negativa y el espacio de imaginación y creación que plantea se encuentra la posibilidad de condenar un mundo donde la miseria y el dolor de media humanidad es el precio a pagar por la insignificancia y la opresión de la otra mitad, y donde la vida no humana se ve arrinconada, degradada y a la postre exterminada.

Se impone una revisión que ajuste nuestros ideales socioeconómicos a constricciones ecológicas más severas y urgentes, pero también una reflexión que evalúe el proyecto emancipatorio a la luz de las nuevas fuerzas de dominación y de las profundas transformaciones cualitativas que ha sufrido nuestro mundo. Es más, necesitamos una reflexión que, de manera prioritaria, piense ambas cuestiones en su indisociable ligazón. Si a comienzos del siglo XX Lenin podía convocar la idea del socialismo/ comunismo bajo la fórmula de “los sóviets más la electricidad”, quizá, un siglo más tarde, podemos aventurar la fórmula: las asambleas más la permacultura. Tal es el sentido de las jornadas de investigación y debate que se proponen.


Viernes 15 de junio, 18 a 21 h.:

18 h. Jorge Riechmann: “Ecosocialismo o barbarie”

19’30 Adrián Almazán: “La actualidad del ecologismo como propuesta de autonomía”

Sábado 16 de junio, 10 a 14’30 h.:

10 h. Emilio Santiago Muíño: “Los frutos podridos de la economía política: releyendo los fragmentos de las máquinas ante la crisis ecológica”

11’30 h. Carmen Madorrán: “En torno a la Tercera Cultura: propuestas sobre una nueva Ilustración”

12’30 pausa

13 h. Jorge Riechmann: “Ecosocialismo descalzo”


Adrián Almazán Gómez es licenciado en CC. Físicas por la UAM. En la actualidad trabaja en un doctorado en filosofía, también en la UAM, en torno a las relaciones tecnología-política, en particular en la obra de Cornelius Castoriadis. Es miembro del consejo editorial de la revista Cul de Sac, del colectivo editor de Ediciones el Salmón y del colectivo La Torna.

Carmen Madorrán Ayerra es doctora en Filosofía por la UAM, en cuyo Departamento de Filosofía actualmente trabaja como profesora. Ha recibido una beca de la Cátedra UNESCO de Bioética para cursar el Máster en Bioética y Derecho de la UB (2017-2019). Es colaboradora de la revista Papeles de Relaciones Ecosociales y Cambio Global (y miembro de su consejo de redacción) y participa en Ecologistas en Acción.

Jorge Riechmann es doctor en CC. Políticas por la UAB; escribe ensayo y poesía, actúa en cuestiones de ecología social (desde Ecologistas en Acción y otros contextos) y enseña filosofía moral y política en el Departamento de Filosofía de la UAM. Su blog: www.tratarde.org . Cuenta de Twitter: @JorgeRiechmann

Emilio Santiago Muiño es doctor en Antropología Social por la UAM, con una tesis sobre socialismo y sostenibilidad en la Cuba postsoviética. Actualmente, director de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Móstoles y miembro del claustro del PEI del MACBA (Barcelona). Fundador y activista ecosocial en el Instituto de Transición Rompe el Círculo (Móstoles).

Los cuatro ponentes forman parte del Instituto Universitario de Derechos Humanos, Cultura de Paz y no Violencia (DEMOS-PAZ, UAM) y del Grupo de Investigación Transdisciplinar sobre Transiciones Socio-ecológicas (GinTRANS2).

ecos de algunas cosas que vamos haciendo…

Gracias a Juan José Guirado por la atención prestada:

30 de abril en el blog ESENCIAL O MENOS

El aprendiz de brujo

Casi como aforismos, expondré algunas ideas que encuentro en dos entradas del blog de Jorge Riechmann Tratar de comprender, tratar de ayudar.

La idea de los límites del crecimiento no gusta, y por ello se la ha rechazado desde distintos campos.

En particular, la izquierda con intenciones transformadoras no la menciona más que episódicamente, a veces como un mantra, porque piensa que puede desviar la atención de los desarrollos inmediatos de la lucha de clases, restando energías a los que se mueven en ella a través de sus necesidades perentorias. Creo sin embargo que la verdad es revolucionaria, y que los espejismos se desvanecen y dejan un poso escéptico que es más dañino que la lucha consciente del que sabe que le va la vida en el combate.

Contrariamente a este silencio, creo que no hay mejores argumentos que estos para una lucha consciente por la igualdad, contra el capitalismo y en defensa de lo común, que en definitiva es todo nuestro planeta.


Muy modesta es mi influencia a través de este blog, pero siempre queda la esperanza de que habrá alguien a quien sirva mi esfuerzo divulgativo.

Las dos entradas corresponden a enlaces con dos archivos de PowerPoint que podéis bajar completos. Me parecen muy importantes.


Extralimitarse significa ir demasiado lejos, rebasar accidentalmente los límites, sin intención. Las personas experimentan la extralimitación todos los días. Cuando uno se levanta demasiado rápido de la silla, puede perder el equilibrio (…). En una fiesta uno puede beber más alcohol de lo que el cuerpo puede metabolizar con facilidad; a la mañana siguiente tendrá un atroz dolor de cabeza.  Las empresas constructoras edifican periódicamente más viviendas de las que puede absorber la demanda, lo que conlleva vender unidades por debajo de coste y enfrentarse a la quiebra. A menudo se construyen demasiados buques de pesca, y entonces las flotas pesqueras crecen tanto que capturan muchos más peces que el volumen sostenible; de este modo se agotan los bancos de peces y los buques deben permanecer en el puerto.
Meadows et al. Los límites del Crecimiento 30 años después, Barcelona: Galaxia Gutenberg, pág. 41.
Las tres causas de la extralimitación son siempre las mismas, en cualquier dimensión, desde la personal hasta la planetaria. En primer lugar el crecimiento, la aceleración, el cambio rápido.  En segundo lugar, alguna especie de límite o barrera que impide el correcto funcionamiento de un sistema dinámicoPor último, se produce un desfase o error de percepción en las respuestas encaminadas a mantener el sistema dentro de sus límites. Estas tres condiciones son necesarias y suficientes para producir una extralimitación.
Meadows et al. Los límites del Crecimiento 30 años después, Barcelona: Galaxia Gutenberg, pág. 42.

Recepción política de los límites:

  • Denuncias de maltusianismo.
  • Denuncias de estrategia neocolonial: su objetivo era prohibir el desarrollo industrial del Tercer Mundo volviéndolo a someter tras los procesos de independencia y descolonización.
  • Denuncias de cripto ecofascismo: planes para sustituir la democracia por un gobierno tecnocrático ecologista.
  • Rechazo desde la URSS: límites del crecimiento problema “capitalista” por ausencia de planificación económica.
  • Rechazo desde la izquierda: argumentario que consolidaba la situación de opresión histórica de la clase obrera.
  • Rechazo desde la derecha: argumentario que atacaba el espíritu de libre empresa.
  • Denuncias de complicidad con las multinacionales para destruir la soberanía de los Estados nacionales.
  • Denuncias al Club de Roma como promotor de un plan de dominación mundial de signo racista.
  • Denuncias por promover un pensamiento irracional, milenarista y antiprogreso.

  • Incompatibilidad entre capitalismo (y también capitalismo digital) y democracia.
  • Incompatibilidad entre capitalismo (y también capitalismo digital) y sustentabilidad.
  • Poderío tecnológico sin racionalidad de conjunto ni capacidad de planificar a largo plazo: receta para el desastre. Las obviedades que no vemos…
  • El mayor, peor y más insidioso ideologema de nuestra época: no hay que preocuparse de la degradación extrema de la Tierra que estamos causando, nuestra tecnociencia mágica nos salvará.
  • Pero no disponemos de la eco-sabiduría que nos permitiría gobernar la tecnología. Y el intento por preservar lo que nos parecen logros supremos de la tecnociencia (internet sobre todo) nos conduce a la devastación de la biosfera.
  • Ante cada nueva variante de grandiosos planes tecnocientíficos, preguntémonos: ¿de dónde saldrán la energía, los materiales y la relativa estabilidad social y ecológica que haría falta para materializar esto?
  • Tres decenios ya de digitalización –y ninguna desmaterialización a escala global. ¿No es ya tiempo de dejar de engañarnos?
  • ¿Tecnología libre de valores? Da risa. La sociedad rendida a la tecnociencia incorpora como sus valores básicos el control, la eficiencia, la dominación, el crecimiento económico…
  • Lástima que los resultados sean poco compatibles con seres humanos vulnerables que viven en una biosfera finita.
  • Con un cerebro impresionante y un sistema nervioso complejísimo, podemos comportarnos de forma perfectamente imbécil.
  • ¿Por qué confiar en que internet como “sistema nervioso global” va a desembocar en conductas colectivas inteligentes?
  • El proceso de aceleración social (Hartmut Rosa) y la destrucción de la capacidad de atención del ser humano a través del internet distribuido y sus dispositivos móviles (Sherry Turkle) destruyen la posibilidad de reflexionar, razonar y deliberar.
  • Las “sociedades del conocimiento” son más sustantivamente irracionales que nunca.
  • “Adelante, rápido, adelante, siempre que se puedan obtener beneficios”. La combinación de una tecnociencia cada vez más potente y un capitalismo cada vez más acelerado es letal.
  • El ideal de una “ciencia bien ordenada” se vuelve quimera en semejante contexto.
  • Identificar la tecnociencia con la Razón es una falacia que precisamente contraría el espíritu (y el método) científico…
  • El peor enemigo de la ciencia no es la religión, sino la devastadora subordinación de la ciencia al capitalismo.
  • El problema mayor con la ciencia no es la ciencia, sino la dominación y la hybris –problemas generales humanos que no se solucionan con más ciencia, sino con más sabiduría.
  • Uno de los peores ideologemas de la cultura dominante es el determinismo tecnológico. “El internet de las cosas es imparable”, martillean. “El progreso está indisolublemente ligado a los Big Data…”
  • La humorada de Peter Diamandis: nos lanzamos sin paracaídas y lo vamos construyendo mientras caemos. Pero son estos tecnólatras de Silicon Valley y la Singularity University quienes orientan nuestra carrera hacia el abismo…
  • El automóvil es un medio, no un fin. El smartphone es un medio, no un fin. El dinero es un medio, no un fin. Pero los medios se han convertido en fines últimos. Y los verdaderos fines desaparecen de nuestro horizonte…
  • El mal esencial que padece la humanidad es la sustitución de los fines por los medios, pensaba Simone Weil.
  • Podemos tener democracia o podemos tener capitalismo, pero no los dos a la vez. (Y lo mismo vale para el capitalismo de algoritmos.)
  • Podemos tener sustentabilidad o podemos tener capitalismo, pero no los dos a la vez. (Y lo mismo vale para el capitalismo de algoritmos.)
  • Seguimos repitiendo como loros: “La tecnología hace superior a Homo sapiens”. Y no: si algo nos hace potencialmente superiores, es nuestra capacidad de comprensión, amor y compasión.
  • La comprensión, sin la compasión, no sirve. La compasión, sin la comprensión, no alcanza. Necesitamos las dos…


Aprendices de brujo… que no acaban de aprender…

algunas referencia sobre ecosocialismo y el “capitalismo verde” como oxímoron

Un estudiante de filosofía en Salamanca  escribió a Jorge Riechmann planteando que trabajaba sobre ecosocialismo “atendiendo tanto su postura (fundamentalmente valiéndome de su obra El socialismo puede llegar solo en bicicleta) como la de Michael Löwy. Sin embargo, hablando estos días con [la profesora] Carmen Velayos, le comentaba que no era capaz de distinguir muy claramente la diferencia, en el terreno de la práctica política y el modelo de Estado que se defiende, entre las posturas más socialdemócratas como las de Dobson y Dryzek y las ecosocialistas”.

Contestó J.R. indicando que la diferencia es en realidad sencilla: el “socialismo” del ecosocialismo es socialismo en sentido fuerte, es decir, no una variante dulcificada de capitalismo sino un orden socioeconómico alternativo, poscapitalista.

Eso quiere decir que para las y los ecosocialistas ‘capitalismo verde’ es un oxímoron. Eso lo ha argumentado bien Daniel Tanuro en su libro El imposible capitalismo verde:

http://tratarde.org/wp-content/uploads/2012/03/Tanuro-para-EL-ECOLOGISTA-marzo-2012.pdf

También Richard Smith:

Green Capitalism: The God that Failed

https://www.worldeconomicsassociation.org/library/green-capitalism-the-god-that-failed/embed/#?secret=87LfpPx5Do

En realidad los cinco capítulos de este libro fueron publicados primero como los siguientes artículos:

(capítulo 1) http://www.cnsjournal.org/wp-content/uploads/2014/09/Smith.18.2.Jun_.07.pdf

(capítulo 2) http://www.paecon.net/PAEReview/issue53/Smith53.pdf

(capítulo 3) http://www.paecon.net/PAEReview/issue56/Smith56.pdf

(capítulo 4) http://www.truth-out.org/news/item/21060-green-capitalism-the-god-that-failed

(capítulo 5) http://www.truth-out.org/opinion/item/19872-capitalism-and-the-destruction-of-life-on-earth-six-theses-on-saving-the-humans

J.R. viene construyendo la noción de ECOSOCIALISMO DESCALZO desde hace un par de años. Aquí un artículo reciente:

http://vientosur.info/spip.php?article12298

O bien, anteriormente:

ecosocialismo descalzo: material que usé en la conferencia-debate organizada por guk-getxo el 20 de mayo