hacia un Congreso Constituyente de Ecosocialistas y Conservacionistas el próximo mes de mayo en Venezuela -un artículo de Miguel Ángel Núñez (seguido de otro de Vladimir López)

 

http://www.aporrea.org/actualidad/a186756.html

Y al respecto añadimos la siguiente reflexión de Vladimir López desde Caracas:

—————————————————

Comprender la naturaleza de la crisis actual desde el ECOSOCIALISMO

Por: Vladimir López

Ante la realización del Congreso Constituyente de los Movimientos Sociales Ambientalistas y Ecologistas por la Paz y La Vida y en vista de que nos hemos propuesto un grupo de investigadores, profesores e intelectuales conformar un pequeño grupo de estudio sobre el Ecosocialismo en Venezuela, con la finalidad de impulsar el necesario debate y la elaboración de un marco teórico de referencia suficientemente sólido para nuestra particular realidad de país petrolero y ecologista a la vez, me permito realizar las siguientes consideraciones.

Lo más urgente que considero es necesario decir es que la conformación de una nueva economía, un nuevo modelo civilizatorio y una nueva relación entre el hombre y la naturaleza no ocurrirá a partir de las consideraciones éticas que podamos constituir, ni se logrará, según nuestro entender, a través de la creación y consolidación de un nuevo modelo societario-civilizatorio frente a los sistemas capitalistas impuestos en todo el planeta tierra como afirma Miguel Angel Núñez en su extraodrinario artículo “Premisas Ecosocialistas para construir la Paz”

La ideología consumista, superficial y banal…los modos de producción y reproducción de la vida…el paradigma científico-técnico (Nuñez, 2014) no van a cambiar a propósito de la toma de conciencia y rectificación que implique la total disolución del modelo de mercado que hemos construido en los últimos quinientos años y del cual disfrutamos todos los días.

No podemos tener esperanzas sobre la erradicación de la pretensión de mantener el discurso y la práctica fundado en el paradigma del dominio de la naturaleza y las fantasías ideológicas del progreso y crecimiento (Nuñez, 2014) íntimamente enraizadas en la lógica de miles de millones de personas sobre el planeta y fundamento de las estructuras de poder político, económico e institucional. Creer que los radicales cambios que se aproximan para la especie humana serán consecuencia de un cambio de conciencia, es una quimera.

Esto no quiere decir que los movimientos ambientalistas de toda clase, la conciencia ecológica instalada en gobiernos y líderes mundiales, los más de un millón de movimientos ambientales y ecológicos en el mundo, no sean una expresión de una conciencia creciente sobre el planeta que tendrá una gran importancia a la hora de que los cambios inevitables ocurran, sino que los factores que generarán los cambios estructurales en la civilización humana no son de ésta naturaleza.

Lo que Nuñez no deja ver en su extraordinario escrito es la otra dimensión sobre la cual el ecosocialismo de hoy se construye con extraordinaria fuerza y que guarda dentro de su concierto de críticas radicales al capitalismo: la inviabilidad de un sistema que según nuestro parecer alcanzó su punto máximo de entropía e inicia su fase de colapso definitivo, fundamentalmente por el manifiesto agotamiento y pérdida de calidad termodinámica del petróleo y los demás combustibles fósiles y la imposibilidad de sustituirlos sin producir un colapso en el modelo económico, social y político del mundo.

Los ecosocialistas que atendemos el fenómeno de las transiciones energéticas como prioridad, entendemos el proceso de cambios estructurales que está ocurriendo en el equilibrio entre la economía humana y los límites biofísicos del planeta, como una ruptura de orden ecológico. No hay bellos parajes naturales esperando a los sobrevivientes de la gran tragedia de la ilustración tecno-científica. El fin de la era petrolera es el fin de la civilización tal y como la conocemos. Las energías alternativas sobre las cuales se basa el nuevo mundo de los ecosocialistas suaves, en hermosa compenetración con la naturaleza sólo permitirán niveles de vida pre-industriales a grupos muy reducidos de personas que efectivamente se hayan preparado para la hecatombe del capitalismo mundial.

La tan aclamada sustentabilidad no es un fórmula para sostener el modo de vida actual sino para sobrevivir en condiciones de escasez al fin de la abundancia sin límites propuesta por el capitalismo, es por ello que tal y como propone Nuñez el ecosocialimso debe ser en primer orden un camino para “entender la naturaleza de la crisis” con el propósito no ya de superarla sino de sobrevivirla.

El debate central que se nos propone en esta fase de elaboración de un Ecosocialismo para Venezuela son las consecuencias trágicas que propone el colapso del capitalismo global y que ocurrirán con mayor devastación y prontitud que las secuelas del cambio climático. De esta manera la principal paradoja que debemos resolver es como utilizar la mayor reserva mundial de petróleo que se acaba y amenaza precisamente el modelo capitalista global para disminuir el impacto del fin de una civilización cuyos síntomas terminales son el decrecimiento económico, la desaceleración de la producción agrícola y alimenticia mundial, las disputas por el control de las últimas reservas de petróleo, la reducción acelerada de la producción y el consumo, la inoperancia del sistema monetario internacional, el desempleo, la pobreza creciente y la profundización de las terribles desigualdades, fenómenos que por cierto ya se hacen dramáticos en los países desarrollados y que se extienden por todo el planeta como la plaga del siglo XXI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s